Hermana Juana Cattin. Centro de Reflexoterapia Hermanas de San Pablo de Chartres. www.reflexoperu.comLa Hermana Juana Cattin nació en Suiza, en el cantón de Jura, el 8 de Julio de 1937, y fue la última de una familia de 7 hermanos.

Al terminar sus estudios secundarios dejó su familia para entrar a la Congregación de las Hermanas de San Pablo de Chartres, en noviembre de 1955. Recibió su formación religiosa y luego se graduó de enfermera en la universidad de Caen en Francia en 1961.

Trabajó en Francia en hospitales de la Región de Paris, como jefe de servicio, hasta su salida para África, Camerún, en 1972. En la selva de este país tuvo a cargo un centro de salud aislado de los hospitales y sin apoyo médico. El servicio era casi día y noche por las emergencias frecuentes, tuvo excelentes y fieles colaboradores, nos cuenta. "Recibíamos hasta 150 pacientes diariamente y podíamos ofrecerles lugares de hospitalización muy sencillos, incluso un servicio de maternidad donde asistimos 1000 partos por año". Tuvo que aprender el idioma local, difícil pero indispensable para comunicarse con todos.

En 1984 recibió su nuevo cambio de lugar pastoral, ahora era a Perú. Estudió durante 2 meses el español en Madrid, antes de llegar a Lima en marzo de 1985.

Comenzó su trabajo de enfermera en Chincha, sobretodo en la formación de promotoras de salud y luego en el Departamento de Ica, hasta 1995. En ese año tiene lugar otro cambio para Jimbe, sierra de Chimbote para organizar un centro para niños asmáticos.

En 1998, noviembre, descubrió los tesoros de la Reflexoterapia durante un curso de 8 días, organizado por la Pastoral de la Salud, ofrecido especialmente a enfermeras responsables de la pastoral local de cada diócesis. La profesora, que vino de España, logró convencerla de la importancia de esta terapia alternativa a pesar del corto tiempo que tuvo con ella.

Entonces, desde 1999 propuso a la gente el prestarle sus pies para aprender mejor la técnica. Poco a poco descubrió las maravillas de esta terapia diciendo: “por fin, encontré lo mejor en mi vida de enfermera”. Trabajó sola, poco a poco, hasta enero del 2000.

Luego, en enero de ese año, llegó a Los Olivos, donde continuó atendiendo pacientes sola y con algunos nuevos ex alumnos de reflexoterapia. Ahora la formación tiene una duración de 2 años.

"Gracias a la acogida de la comunidad dimos a conocer la reflexoterapia a nivel nacional e internacional a través del 1er Congreso Internacional, en septiembre del 2009, congregando a más de 900 personas", nos cuenta la Hermana, siempre con la sonrisa y el optimismo que la caracteriza.